LAS PREOCUPACIONES DEL HOMBRE Y PADRE EN EL PUERPERIO -1-

NOTA INTRODUCTORIA:

Los puntos que puedes echar en falta probablemente están muy manidos.

INTRODUCCIÓN

Puerperio con el primer hijo. Tu primer puerperio es una época tan CONVULSA y REVUELTA de tanta transformación y oportunidad de crecimiento que o te vincula o te separa de tu mujer: no hay término medio. Es imposible que un puerperio te deje indiferente.

Puerperio con el segundo hijo. Ya estás rodado como padre y te has replanteado toda tu vida, relación de pareja, tu masculinidad y paternidad. Tu papel con el hijo mayor es vital (hay mucho escrito sobre esto).

CUÁNTO DURA Y A QUÉ PUERPERIO ME REFIERO

El puerperio para mí ha sido la etapa que se inicia tras el parto y dura hasta que el bebé se yergue para ir convirtiéndose en niño y puede durar un año o más. Me voy a referir a este PUERPERIO LARGO en el que la mujer se entrega al 100% a la crianza de su hijo. NO menosprecies tu papel como padre. El rol del hombre es fundamental:

  1. el padre es la salvaguarda de la madre y el bebé velando para que esta exclusiva relación, TU FAMILIA, no se vea perturbada, en esta primera etapa de la vida
  2. el padre facilita esta exclusiva relación liberando a la mujer de todo lo que no sea la crianza: si es así ambos florecerán

LA REGLA DE ORO PARA EL PADRE: no debes encerrarte en ti mismo sino compartir lo que vives y sientes con:

  1. tu mujer
  2. otros hombres referentes mayores que tú con hijos adultos
  3. tu círculo de hombres que están en tu misma situación y/o grupo de crianza

Aclarado esto, para mí, estas son las

PREOCUPACIONES DEL HOMBRE Y PADRE EN EL PUERPERIO

  1. -Ser un buen padre. El feminismo hembrista te impone que tienes que intentar ser otra madre de tu hijo, cuando el bebé ya tiene una madre y no has de hacer de madre.

Cuando un bebé está desconsolado tú no lo vas a poder consolar/acompañar/acoger como la madre, equipara este ejemplo para todo lo que tiene que ver con esta primera parte de la crianza de tu hijo. Lo vas a poder acompañar, claro está, pero a quien NECESITA el bebé no es a ti sino a la madre y repito, en esta primera etapa como en ninguna otra.

Muchas veces los hombres que, consciente o inconscientemente, hemos creído en el feminismo hembrista nos autoimponemos que debemos hacer de madres y esto es un error GARRAFAL puesto que somos iguales hombres y mujeres tal que humanos, pero somos profundamente diferentes y complementarios. Tu paternidad creo que es la mejor oportunidad que vas a tener en tu vida para comprobarlo y crecer como hombre y padre, pero no debes intentar crecer siendo una segunda madre. Esta entrada leída íntegramente te aclarará más lo que intento explicar, no es fácil. Lee también sobre APEGO, CRIANZA con APEGO, en inglés “attachment parenting” (estos principios son una muy buena guía). Evidentemente hay miles de cuestiones durante el puerperio largo que van a ser tu RESPONSABILIDAD y no requieren ser enumeradas aquí (proteger a tu familia de visitas no bienvenidas, encargarte de cualquier cuestión que pueda perturbar a la madre, cuidar de la casa… sobre esto ya se ha escrito mucho y no voy a redundar).

He visto hombres pasar una hora intentando dormir a sus hijos en los portabebés, dando paseos, meciéndolos, re-inventando la rueda si hubieran podido. Hasta que llega la madre, lo coge y en menos de dos minutos cae el bebé rendido… ¿con quién quería dormir ese bebé? He visto hombres intentar acompañar a sus hijos cuando están enfermos y los hijos decirles claramente “¿dónde está mamá?… quiero a mamá…” Nuestros hijos buscan para unas cosas a sus madres y para otras a sus padres y no hay nada malo en eso sino que es un hecho natural.

¿Qué decir de nestro FUNDAMENTAL papel en el juego, la socialización, los límites, la referencia de masculinidad-reponsabilidad, etc…?

No podemos sentirnos menospreciados en esta primera etapa de la crianza. Hombres y mujeres somos tan diferentes como el día y la noche, el blanco y el negro y como no, lo masculino y lo femenino.

Por esto congeniamos tanto: en nuestro opuesto no solo nos encontramos, sino que hallamos nuestro complemento y un espejo en el que ver nuestras carencias para crecer, hacernos más grandes en deninitiva. Si te preocupa realmente SER UN BUEN PADRE, responsabilízate de serlo, pero nunca intentando ser una segunda madre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s